Marshall Gilkes

Dada la variedad de música que ha tocado a lo largo de su carrera, se lo considera como un trombonista/compositor ‘camaleón musical’, capaz de alterar su sonido para adaptarse a cualquier situación

También ha recibido elogios de críticos, audiencias y colegas por igual. En 2003 fue finalista de la prestigiosa Thelonious Monk International Jazz Competition, y ganó la encuesta Downbeat 2017 Critics Poll al trombonista más prometedor. Bill Milkowski, de la revista JazzTimes, lo ha calificado de «convincente, intrínsicamente armónico y feroz»,y Maria Schneider se refiere a él como «uno de esos músicos que continuamente me deja boquiabierto y sacudiendo la cabeza con incredulidad.

Fue la influencia de su padre lo que llevó a Marshall a tocar el trombón. Esa experiencia temprana sentó las bases para que estudiara trombón en la escuela. Mientras que su entrenamiento inicial fue en música clásica, Gilkes escuchó jazz desde una edad temprana a través de los Falconaires, Dizzy Gillespie y Louis Armstrong. Ingresó al programa de jazz en la Juilliard School, aunque continuó su educación clásica en paralelo, incluidos los estudios con Joseph Alessi, el Trombón Principal de la Filarmónica de Nueva York.

Se instaló en Nueva York en 1998 y pasó los siguientes doce años trabajando como sideman mientras perfeccionaba su propia voz individual. Tocó y grabó con una asombrosa variedad de artistas y conjuntos, entre ellos la David Berger Jazz Orchestra, el Proyecto Gil Evans de Ryan Truesdell, Wynton Marsalis y la Orquesta de Jazz en el Lincoln Center, la Darcy James Argue’s Secret Society, la Christian McBride Big Band, Billy Cobham, Richard Bona y Barbra Streisand.

Gilkes lanzó su debut como líder en 2004, (Edenderry), con un cuarteto con el pianista Jon Cowherd, el bajista Matt Clohesy y el baterista Johnathan Blake. Siguió con las grabaciones en formato de quinteto Lost Words en 2008 y Sound Stories en 2012. En su último lanzamiento, Köln, Marshall se une nuevamente a la banda alemana WDR Big Band.

Durante sus cuatro años en Colonia, Gilkes trabajó con reconocidos solistas, compositores y arreglistas, incluidos Michael Abene, Vince Mendoza, John Scofield, Chris Potter, Kenny Wheeler, Randy Brecker, Patti Austin, Mike Stern, Ron Carter y Maceo Parker. La influencia de esas experiencias se puede escuchar en Köln, que presenta vívidos escritos y arreglos que marcan su evolución y la combinación perfecta de sus influencias jazzística y clásicas.

Regresó a Nueva York a principios de 2014 y continúa trabajando regularmente con la Orquesta de Maria Schneider y el Trío Edmar Castañeda mientras enseña y dicta clases magistrales en instituciones como The Banff Center, Berklee College of Music, New School for Jazz and Contemporary Music y el Brubeck Institute. Gilkes es un artista de Edwards Instruments.